SITUACIÓN ACTUAL DE URGENCIAS

Todos conocemos el papel protagonista del paciente, como eje central del Sistema Sanitario, pero también es necesario que usuarios, pacientes y familiares, visibilicen y analicen la situación y necesidades de los profesionales sanitarios que les atienden en los Servicios de Urgencias.

En este post queremos exponer dicha situación y necesidades, ayudándonos de un artículo sobre los Servicios de Urgencias, “La Saturación en los Servicios de Urgencias Hospitalarios”. Vamos a exponer algunas pinceladas de los resultados obtenidos:

  • La saturación de los SUH sigue sucediendo y el debate en cuanto a sus causas y posibles soluciones sigue abierto, a pesar e haber pasado más de 20 años desde los primeros artículos publicados en España sobre esta temática.
  • No se trata de una problemática local, sino claramente de ámbito nacional e internacional.
  • Una situación de colapso en el Servicio de Urgencias sería tolerable para los pacientes y profesionales si fuera excepcional o incluso ocasional, y en este caso existiría un estímulo para superarla. Pero en cambio, cuando se hace periódica o muy frecuente, corremos el riesgo los profesionales de sentirnos desanimados, desmotivados, estresados o quemados, por no poder hacer correctamente nuestro trabajo.
  • En las últimas décadas la demanda de atención urgente ha experimentado un aumento progresivo, que supone un aumento acumulado del 45%.
  • Diferentes factores, como las epidemias de gripe, los pacientes frecuentadores, la nueva población inmigrante, junto a la inadecuación de las consultas de urgencias, se han convertido en tópicos a los que se ha atribuido la saturación de los servicios de urgencias, sin que se pueda demostrar un protagonismo real en la saturación.
  • En cambio, la complejidad creciente de los pacientes, por envejecimiento y comorbilidad, sí suponen un factor determinante, en tanto en cuanto requieren una atención mucho más laboriosa.
  • La estimación de necesidades de personal de enfermería y facultativo está más cercana al cálculo teórico de entradas diarias de pacientes, que a la ocupación real de la unidad, que comprendería no sólo las nuevas entradas sino también a los pacientes que se encuentran en evolución o en espera de ingreso. Esto conlleva una sobrecarga del personal sanitario, que no sólo debe atender a los nuevos pacientes que acuden sino también a todos los restantes, creando una situación de déficit efectivo de personal, es decir, una desproporción de pacientes por personal de enfermería y facultativo, favoreciendo un mal funcionamiento y predisponiendo a la saturación y deshumanización de la atención en Urgencias.

Muchos estudios demuestran que esta situación de saturación de los Servicios de Urgencias Hospitalarias conlleva, no sólo un incremento del riesgo de obtener peores resultados clínicos, sino también un incremento de la mortalidad. Conduce a la insatisfacción de pacientes y familiares; también de los profesionales, con el consiguiente riesgo de síndrome de Burnout y de conflictos personales entre profesionales sanitarios, y mayor riesgo de eventos adversos.

Otras consecuencias de la saturación, poco consideradas pero de incuestionable transcendencia, como son la pérdida de la dignidad, comodidad o confidencialidad de pacientes y familiares, afectan negativamente a la Humanización.

Todos debemos unir esfuerzos para conseguir un Plan de Humanización, en los diferentes niveles de asistencia en Urgencias, en el que participen todas las partes implicadas, así como una dotación de recursos, no solamente materiales y humanos, proporcionales y adecuados a la demanda.

Y por último es imprescindible recapacitar en torno a que modelo de Humanización de Urgencias promueve la administración, cuál es el que esperan los profesionales por un lado y los ciudadanos por otro, y cuál es el realmente viable. ¿ Sería posible elaborar un Plan de Humanización de Urgencias razonable y acorde con la realidad de todos?

Es muy importante tener siempre una mirada positiva y alternativa, que facilite múltiples opiniones y expectativas de futuro. Conviene recordar que una gran parte de ese cambio, depende de nosotros mismos.

Belén Soto

Proyecto HURGE

Artículo disponible en:
http://formacionemergencias.portalsemes.org/formacion/pdf/2015_1_semestre/saturacion_servicios_urgencias_hospitalarios.pdf

About hurge

Deja un comentario

Previous

Presentación Internacional del Proyecto HURGE

Felices Fiestas – Proyecto HURGE

Next