,

PRESENCIA DE LOS FAMILIARES DURANTE LA REALIZACIÓN DE PROCEDIMIENTOS INVASIVOS: ¿ESTAMOS LLEGANDO TARDE?

Históricamente los profesionales sanitarios nos hemos centrado en la enfermedad de un paciente y no en el paciente con enfermedad. Si trabajas con enfermedades necesitas signos, síntomas, pruebas, resultados, tratamientos, etc. Pero si trabajas con personas necesitas habilidades de comunicación, empatizar, valores, conocer su entorno y familia, etc. Los servicios sanitarios se han diseñado, en demasiadas ocasiones, para tratar enfermedades. Este diseño afecta tanto a la estructura física (salas y estancias) como a los flujos y protocolos.  El paciente una vez que entra en un centro sanitario es tratado como un ente pasivo, “conducido” por este diseño sesgado a tratar enfermedades.

Centrados en la enfermedad, no procede pensar en la familia. Pero la situación es más grave aún en el caso de los niños y bebes. ¿Les separamos de sus padres? En los últimos años, la presencia de familiares durante la asistencia sanitaria es ya un hecho en multitud de áreas y servicios, hasta los último cambios producidos en las UCIs de “Puertas Abiertas”. Mucho han tenido que ver en esto los compañeros del proyecto HUCI y su capitán Gabi Heras.

En el imaginario común parece que los padres no deberían estar durante la realización de técnicas dolorosas y/o relativamente cruentas. En este post queremos hacernos eco de un artículo sobre el acompañamiento de familiares en el caso de los niños, titulado: “Presencia de los familiares durante la realización de procedimientos invasivos”. Algunos de los resultados más relevantes son:

  • El 100% de los niños preferían que sus familiares estuvieran presentes.
  • El 90% de los familiares y el 57% de los profesionales opinaron que su presencia había facilitado algo o mucho la realización del procedimiento.
  • El 90% de los familiares y el 76% de los profesionales opinaron que había sido beneficioso para el paciente.
  • El 95% de los familiares y el 71% de los profesionales opinaron que se debería dar la opción a los familiares de estar presentes.

Llegado este punto parece evidente que, aunque debe profundizarse el estudio en estas áreas, hasta el momento como mínimo es para tener en cuenta. Me llama la atención un dato paradójico de este artículo, y es que los profesionales aunque opinan que ha sido beneficioso (76%) hay un 4% menos de profesionales que opinan que debería de darse la opción a los familiares. ¿resistencia al cambio? ¿miedo a sentirnos observados o valorados? ¿falta de seguridad en nuestro trabajo? No lo sé, me hubiera gustado preguntar a ese 4% porque piensan que es un beneficio pero prefieren no dar la opción.

Las posturas basadas en los extremos, con argumentos dogmáticos deberían se superadas (“nunca digas nunca, nuca digas siempre”). Nuestra posición sería la de velar por la seguridad clínica, eficacia en la técnica y poder dar la opción de elegir a los familiares en los caso en los que sea posible. No todos los familiares están preparados ni desean esta opción (en este artículo corresponde a un 7%). Pero, por favor, no elijamos por los padres, no tengamos ideas preconcebidas, no basemos nuestra actuación en base a etiquetas.

Una última idea me asalta sobre el tema del acompañamiento familiar: parece que en pediatría han empezado a cambiar las cosas pero ¿qué pasa con los adultos? Si esto es beneficioso para los más pequeños, ¿no podrían extrapolarse estos resultados a los adultos? Tendremos que ponernos a investigarlo, por que la ciencia solamente habla cuando abrimos nuestra mente al cambio y somos objetivos con la interpretación de resultados.

 

Manuel Pardo Ríos

 

Pd: Los familiares no son nuestro enemigo (de los sanitarios), si aprendemos a gestionarlos serán el mejor recurso posible para calmar al niño.

 

Artículo disponible en:

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1695403311005911

 

Cita: Moreno CM, Castro CC, Cuesta AP, Gamero DB, Ferrer MM. Presencia de los familiares durante la realización de procedimientos invasivos. Anales de Pediatría 2012 (Vol. 77, No. 1, pp. 28-36). Elsevier Doyma.

About hurge

1 comentario en “PRESENCIA DE LOS FAMILIARES DURANTE LA REALIZACIÓN DE PROCEDIMIENTOS INVASIVOS: ¿ESTAMOS LLEGANDO TARDE?”

  1. desde hace algo mas de 15 años el texto oficial del PALS (Paediatric advanced life support) dedica un capitulo entero a la importancia de la familia durante la reanimacion.
    Opino que es extensible a todo paciente. salu2

    Responder

Deja un comentario

Previous

ASISTENCIA SANITARIA EN CATÁSTROFES

PRESENCIA DE FAMILIARES DURANTE LA REANIMACIÓN

Next