,

MI CUIDADO MI DERECHO

Un año más nos adherimos a la iniciativa de la SECPAL en la que se hace visible la necesidad de implantar los cuidados paliativos de manera universal.

En el ámbito de los Servicios de Urgencias y Emergencias existen numerosos factores que impiden que se proporcione una atención profesional y humana a las personas que se encuentran al final de la vida con necesidades paliativas. Ello, evidencia la necesidad de un cambio de enfoque hacia un modelo más humanizado, caracterizado por una atención y cuidados diferentes que incluyan tanto circuitos específicos como una sistematización y adecuación del tratamiento para estas personas en fase terminal.

Este modelo que se propone está centrado en la persona y su familia y atiende a preservar su dignidad como persona y a aceptar la finitud de la vida en las mejores condiciones posibles sin dolor ni sufrimiento y permitiéndole decidir sobre su vida mediante la planificación de asistencia compartida.

El objetivo principal es proporcionar el máximo confort y minimizar al máximo los efectos de su sufrimiento y su vulnerabilidad, mejorando su calidad de vida, respetando su historia de vida, sus preferencias y deseos.

En este sentido, la OMS enumera unos derechos específicos para el paciente terminal que a nuestro juicio todas las personas, tanto profesionales como pacientes y sus familias deben conocer, e invitamos a reflexionar sobre lo que estamos haciendo y la respuesta que estamos dando en nuestro lugares de trabajo….podemos cambiar la forma de atención? Garantizamos el confort y aliviamos el sufrimiento adecuadamente a las necesidades que se plantean en el final de la vida? Creo que nos queda mucho por hacer pero estamos en el camino correcto y desde HURGE seguimos apostando por Humanizar y Cuidar al final de la vida.

Martina Valenzuela Anguita

About hurge

Deja un comentario

Previous

HUMANIZAR URGENCIAS, EMERGENCIAS Y CATÁSTROFES, MÁS QUE UN RETO