ACOMPÁÑAME-PACIENTE COVID-19

La contingencia COVID-19 está generando grandes retos y dilemas éticos, por los conflictos que genera en diferentes ámbitos: prevención (hoy por hoy inviable) diagnóstico, tratamiento, evitar el contagio…ello ha llevado a la necesidad de aislar a las personas infectadas para evitar la propagación de la enfermedad por un lado y evitar el posible contagio de los profesionales.

Este aislamiento del paciente enfermo tiene su mayor culmen, cuando se precisa ingreso hospitalario, ya que es una situación de especial vulnerabilidad, que puede llegar a mostrar situaciones verdaderamente dramáticas emocionalmente tanto para el paciente como para la familia: personas que han fallecido sin poderse despedir de sus seres queridos, etc. y que podrían definirse como deshumanización asistencial, si no fuese porque la salud pública se antepone a la salud individual.

Los profesionales estamos obligados a encontrar una respuesta prudente, proporcionada y con el menor riesgo o un riesgo controlado del posible contagio ante la necesidad de los pacientes de ser acompañados por su especial situación de vulnerabilidad, por ello el Comité de Ética Asistencial del Área I del Servicio Murciano de Salud, ha elaborado una “Guía de Acompañamiento a pacientes ingresados del COVID-19”que puedes consultar al final de la noticia.

La Guía define unos objetivos fundamentales que resumidos son:

  • Dar respuesta a una necesidad de acompañamiento percibida.
  • Crear estrategias y mecanismos adecuados, proporcionados y seguros para las diferentes áreas de hospitalización: hospitalización estándar, urgencias, UCI…
  • Generar opciones de acompañamiento reglado y estructurado.
  • Facilitar documentos a los profesionales en labor asistencial que les permitan valorar la idoneidad del acompañamiento.
  • Crear y facilitar circuitos adecuados de información para los familiares.

La Guía posee tres puntos esenciales:

1. Criterios de idoneidad para el acompañamiento y criterios para ejercer dicho derecho Hay que entender que existen una serie de pacientes, donde su acompañamiento está especialmente justificado, si bien siempre se tendrá en cuenta el criterio clínico del momento concreto, como son:

  • Personas en situación de dependencia.
  • Menores de edad.
  • Embarazadas y parturientas.
  • Personas con discapacidad psíquica.
  • Personas con deterioro cognitivo y/o demencia.
  • Fallecimiento inmediato.
  • Otras supuestos en los que se autorice la excepcionalidad.

El acompañante debe ser informado adecuadamente sobre los riesgos de adquirir la enfermedad, de sus riesgos específicos según sus propia situación de salud, la obligación de entrar en cuarentena en la que quedará posteriormente, así cómo se realizará su seguimiento en caso de presenta clínica de desarrollo de la enfermedad.

Es conveniente que el profesional pase su vez un check list de riesgo del acompañante, y que éste firme un consentimiento informado previo a autorizar dicha acción.

2. Actuación en Unidades Especiales:

  • Servicio de Urgencias
  • Servicio de UCI y Reanimación

3. Atención psicosocial al paciente La finalidad es disminuir el impacto psicológico y social de las personas afectadas y familiares, con unas orientaciones generales para la actuación de los profesionales:

  • El profesional debe identificarse y mantener un vía de comunicación.
  • Actitud calmada.
  • Responder a las necesidades de información.
  • Escuchar y normalizar, permitiendo mostrar sus emociones, miedos y disminuir la incertidumbre.
  • Ser consciente qué cosas no se deben hacer: discutir, dar consejos o explicaciones complejas, culpar o moralizar, no permitir mostrar las emociones sean las que sean, no fomentar reacciones de culpabilidad.
  • Informar de las reacciones frecuentes ante esta situación, facilitar recursos de ayuda psicológica a más largo plazo si se detecta dicha necesidad.

La contingencia COVID-19 genera muchísima vulnerabilidad en la persona tanto a nivel biológico ya que es una enfermedad sin tratamiento específico hoy por hoy, psicológico porque está generando una gran ambiente de estrés individual y social y finalmente un grave problema social, que no tiene un abordaje fácilmente factible, es decir la salud de las personas se está viendo afectada en las tres facetas que la OMS la define (bienestar biopsicosocial), y por ello, el profesional sanitario debe volcarse en encontrar o facilitar mecanismos y/o estrategias que disminuyan el impacto de la misma, por ello hemos recordar el papel tan importante que juega el apoyo emocional de la persona el estar acompañado de sus seres queridos, eso sí, un apoyo emocional estructurado, proporcionado y seguro.

Juana María Marín Martínez

Presidenta del Comité de Ética Asistencial del Área I del Servicio Murciano de Salud Responsable de Formación HURGE

Puedes consultar el enlace al documento en el siguiente apartado:

About hurge

3 comentarios en “ACOMPÁÑAME-PACIENTE COVID-19”

  1. Hola , me interesa mucho vuestra guia y estoy intentando bajarmela pero no es posible en el enlace que poneis…podría tenerla de otra forma. Muchas gracias!

    Responder

Deja un comentario

Previous

UNIR A FAMILIAS EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

Los ojos que sonríen tras los EPIs

Next